19 septiembre 2015

El Papa pide a EEUU y Cuba reforzar más sus lazos como ejemplo de 'reconciliación'.

El Papa Francisco ha aterrizado en Cuba pocos minutos antes de que dieran las 4.00 (hora local). Su llegada marca el comienzo de un tour clave para la política internacional. El Airbus A330-200 de la compañía Alitalia ha aterrizado en el aeropuerto José Martí de La Habana, donde le esperaban para la ceremonia de recibimiento el presidente de Cuba, Raúl Castro, y el cardenal Jaime Ortega, máximo representante de la Iglesia católica en la isla.

Castro ha agradecido al Papa su apoyo en el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos, un "primer paso en el proceso hacia la normalización de los vínculos entre ambos países que requerirá resolver problemas y reparar injusticias".

"El bloqueo, que provoca daños humanos y privaciones a las familias cubanas, es cruel, inmoral e ilegal, debe cesar", afirmó Castro en su discurso de bienvenida a Francisco, a su llegada al aeropuerto de La Habana, donde inicia una visita oficial de cuatro días a la isla.

Francisco, por su parte, ha animado a Cuba y a Estados Unidos a "continuar avanzando" en la normalización de sus relaciones y a "desarrollar todas sus potencialidades", en el discurso que ha pronunciado a su llegada.

"Estamos siendo testigos de un acontecimiento que nos llena de esperanza: el proceso de normalización de las relaciones entre dos pueblos, tras años de distanciamiento. Es un proceso, un signo de la victoria de la cultura del encuentro, del diálogo", dijo el pontífice en la ceremonia de su recibimiento en el Aeropuerto Internacional José Martí de la capital cubana.

La visita

"En la misa de Francisco en La Habana, habrá gente que vaya por curiosidad. Otros a quienes les han dicho que tienen que ir. Y otros que iremos porque queremos estar con el Papa", afirma el sacerdote Tamayo durante su homilía en la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, en la capital cubana. El templo está casi vacío. Sólo unos 25 fieles acuden a la misa matutina y ni siquiera todos son creyentes. Dos mujeres vestidas de blanco escuchan al cura, sentadas en los últimos bancos. Así es como van ataviadas en Cuba las personas que se inician en la santería, los ritos tradicionales africanos.

Y es que la Iglesia católica tiene en Cuba dos huesos duros de roer: la competencia que le hace la religión yoruba -los cultos africanos llegados con los primeros esclavos en el siglo XVI, y que se mantienen vivos en la isla más de 400 años después-, y las zancadillas que le pone el Estado.

Los católicos que hay en el país esperan ahora que el Papa Francisco, con su visita a la isla, sea mano de santo: que contribuya a que el Gobierno cubano se muestre menos receloso con la Iglesia y le dé más libertad de acción. Además, todos los cubanos, creyentes o no, anhelan que el Pontífice haga presión para que Estados Unidos levante su embargo comercial a la isla y que consagre su apertura al mundo. En definitiva, en conjunto, casi un milagro. Antes de la visita, el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, manifestaba su esperanza de que la liberalización económica "conduzca a una mayor apertura desde el punto de vista de los derechos humanos".

Jorge Mario Bergoglio estará en Cuba hasta el martes, y se espera que se reúna con Fidel Castro (aunque no está confirmado), pero no con la disidencia. Después volará a Washington, donde se encontrará con Barack Obama y se convertirá en primer Pontífice que hable ante el Congreso estadounidense. Un viaje sin duda histórico.

El acto más significativo del Pontífice en La Habana es la misa que oficiará el domingo en la plaza de la Revolución. "En ella sólo podrán comulgar los fieles que lleven en la solapa una pegatina acreditativa", explica el padre dominicano Francisco Escolástico, vicario de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, lamentando que tengan que estar pendientes de estas minucias. "¡Nos ha llevado horas de discusión en el seno del clero cubano!", asegura, aunque suene surrealista. Existe una razón.

"En la visita del Papa Benedicto XVI en 2012, el Gobierno cubano llevó a la misa empleados de sus centros de trabajo y, tras el oficio religioso, nos encontramos las hostias sagradas tiradas por el suelo. Yo mismo las vi", argumenta el padre Escolástico, que dice que los curas en la isla viven en una "esquizofrenia". Y pone un ejemplo. "En el país sólo existe una única publicación católica que tiene una difusión nacional, Vida Cristiana. La editamos una vez a la semana y, antes de imprimirla, el Gobierno revisa página por página qué pone en la revista". Pero no sólo eso. El Estado no permite que la Iglesia católica tenga colegios, ni ofrezca servicios de atención social.

Con el triunfo de la Revolución en 1959, se persiguió cualquier tipo manifestación religiosa en el país. El 17 de abril de 1961 más de un millar de exiliados cubanos entrenados y armados por la CIA norteamericana desembarcaron en Playa Girón. Entre ellos, había tres curas. A partir de entonces, Fidel Castro hizo cruz y raya con el clero y la Iglesia católica se equiparó casi al diablo en la isla. Además, la Iglesia católica nunca ha condenado oficialmente el bloqueo comercial que EEUU mantiene contra Cuba. Lo hicieron las iglesias protestante, adventista, evangélica, y hasta los propios santeros. Pero no la jerarquía católica.

"Eso no quiere decir que estemos a favor del embargo", se defiende el padre vasco Juan Miguel Arregui, superior de los jesuitas en Cuba y presidente de todos los religiosos católicos que se encuentran en la isla. No son muchos. Hay unos 800 religiosos para un país de 11 millones de habitantes. De ésos, el 75% son extranjeros, según Arregui.

El sacerdote jesuita explica que, con la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba en 1998, se consiguió que la Iglesia, que hasta entonces había sido anulada, se empezara a aceptar en el país. En 2012, con el viaje de Benedicto XVI, se logró que la religión católica tuviera presencia en los medios de comunicación. Esta semana, por ejemplo, los canales cubanos han emitido un mensaje televisado de Francisco. "Eso hubiera sido impensable años atrás", apunta Aguirre. Ahora el siguiente paso es hacer posible que la Iglesia tenga un rol educativo y social en el país. Está en manos de Bergoglio conseguirlo.

En la entrada de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús hay un gran panel que dice 'Mensajes de bienvenida al Papa Francisco'. Los fieles han escrito allí sus buenos deseos para el Pontífice, porque se cree que Bergoglio hará parada en la iglesia por ser la central de los jesuitas en Cuba. Entre los mensajes, hay algunos de los presos que el Gobierno indultó con motivo del viaje del Pontífice a la isla. Eso ya es un logro de Francisco.

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Visitas

Total Visitas

Precios de Comblustible

Precios de Comblustible

Venta y Compra

Venta y Compra

Estado del Tiempo

Hora Actual

Weather Channel

Chat

San Jose de Ocoa.-

San Jose de Ocoa.-
Tierra Alegre.-

Nuestra Glorieta.

Nuestra Glorieta.
Hermosa!.

Emergencia.-

Emergencia.-

Soy de Ocoa

Soy de Ocoa

Padre Luis Quinn

Padre Luis Quinn
Orgullo de Ocoa.-

Cayena.-

Cayena.-
Simbolo Nacional.-

Casa de Dios.-

Casa de Dios.-
Nuestra Casa.-
Con tecnología de Blogger.

Publicidad

Seguidores.-

Entradas.-

Featured Posts

Social Icons